Con la tecnología de Blogger.

Aprende a gestionar las críticas y comentarios negativos con estos tres sencillos pasos

¡Hola hola, blogueros novatos! Cuando escribimos un post, tenemos la ilusión de que le guste a muchísimas personas. Lo preparamos con tanta emoción, esmero y cariño que nos parece imposible que a alguien le vaya a parecer mal y mucho menos que nos vayan a dejar un comentario negativo lleno de odio en el blog. Pero lo cierto es que puede pasar. Y más veces de las que deseamos. 

Todavía recuerdo el momento en el que recibí mi primer comentario negativo sin fundamento. De hecho, fue en el segundo post que escribí en mi blog de reflexiones educativas. He de decir que por aquel entonces era totalmente nueva en el mundillo del blogging y bastante ingenua al pensar que ninguna persona sería capaz de dejar comentarios dañinos y ofensivos a otras. 

Cómo os podéis imaginar, me equivoqué. Y cuando leí ese comentario, me sentí increíblemente dolida. Las palabras del hombre habían sido escritas sin ningún fundamento y con un único objetivo: hacer daño e intentar que me viniera abajo. Parece mentira que algo dicho por una persona que no conoces de nada te pueda llegar tan dentro y trastocar tanto, ¿no? 


A partir de ahí, me dije a mí misma que tenía que aprender a gestionar las malas críticas. Y eso fue precisamente lo que hice. ¡Y espero que a vosotros os ayude los 3 sencillos pasos que llevé a cabo!

No todo e mundo es amable en Internet
Estoy segura de que vosotros jamás habéis pensado en dejar comentarios negativos en los blogs de otras personas. Y sé que si habéis hecho alguna crítica a otros blogueros ha sido con cariño, empatía, sensibilidad y constructiva. Desgraciadamente, no todo el mundo es tan amable y considerado. En Internet, hay demasiada gente a la que lo único que le importa es hacer daño.

Por eso, lo primero que tenéis que comprender es que vosotros no tenéis la culpa. Los posts que escribís pueden gustar más o menos, habrá alguien que no esté de acuerdo con lo que decís, pero la gente no tiene ningún derecho a dejar comentarios hirientes, críticas que no ayudan a nadie o ofensas para conseguir que dejéis de escribir en vuestra página. 

Mirad el lado positivo de las cosas
Partimos de la situación de que os han dejado un comentario negativo para intentar hacer daño. Posiblemente, critiquen de mala manera vuestra forma de escribir, si cometéis alguna falta de ortografía, que no os expresáis con claridad, que el diseño de vuestro blog es horrible... Pues bien, intentad dad la vuelta a todos esos comentarios que aparentemente son tan malos, ¿vale? 

Aprovechad esa critica poco constructiva para seguir aprendiendo, para seguir mejorando vuestro redacción digital, para invertir tiempo en repasar el texto que estáis escribiendo y comprobar que no hay errores gramaticales o para pensar cómo puede resultar el blog más atractivo y ameno para vuestros lectores. Quizás, sin ese comentario tan hiriente no os hubierais dado cuenta de esos pequeños fallos que cometéis sin que os deis cuenta.


No olvidéis centraros en lo bueno
Cuando yo recibí el comentario tan tan negativo, me centré únicamente en eso. No paraba de preguntarme cómo era posible que una persona escribiera algo tan dañino como eso. Y entraba en el bucle del pesimismo. Olvidé por completo que en el post tenía muchísimos comentarios positivos de gente que decía lo mucho que le había ayudado mi texto. 

Vosotros no caigáis en el mismo bucle negativo que yo. Pensad en las personas que os han dejado comentarios bonitos y de agradecimiento y valorarlos muchísimo. Tenéis que dar más importancia a lo bueno que a lo malo (aunque a veces las personas optemos por lo primero) porque afortunadamente, siempre habrá gente educada y dispuesta a mostrar apoyo y cariño. 

Y ahora contadme vosotros, ¿habéis recibido muchos comentarios negativos que os hayan hecho daño? ¿Cómo lo habéis gestionado? 

No hay comentarios